ACOMPAÑAMIENTO EMOCIONAL

¿Por qué lo llamamos acompañamiento?

Vivir de manera equilibrada y comprendiendo lo que nos sucede, resulta a veces muy difícil y no encontramos caminos para salir adelante. En Fundali entendemos que muchas veces necesitamos en ese camino de otras personas que nos apoyen para saber nombrar lo que nos pasa, que nos sepan escuchar y nos den “pistas” para tomar mejores decisiones. Por eso contamos con un equipo de psicólogos que nos acompañan a reconocer nuestras emociones para crecer con armonía  con autonomía y alegría por la vida.

¿En qué consiste?

Acompañamos y comprendemos a cada niña y niño en su contexto, sus necesidades, su cultura, sus formas de vida, sus estilos de crianza, sus aflicciones y sus sentires. Este acompañamiento se hace a través de espacios de interacción en donde se protege y potencializa la valía de cada ser. Espacios dinámicos, creativos, relaciones amorosas, de igual a igual, de escucha; ambientes enriquecidos con la palabra, el juego, las artes plásticas, la música.

La familia: nido y semilla para crecer

En Fundali la familia es considerada como uno de los entornos vitales del niño, como un lugar privilegiado de significaciones cuya representación se asocia con espacios de calor, alimento, nido, felicidad, protección, afecto; es donde se genera la construcción de identidad y de sociedad, por eso reconocemos, aceptamos y apoyamos a cada familia en su diversidad, contexto y cultura. Nuestro trabajo con las familias es ofrecer espacios de escucha, diálogo, experiencias vitales compartidas, tiempos de juego, expresión colectiva y acompañamiento psico-pedagógico amplio que favorezcan caminos de transformación personal, familiar y comunitaria.